Macedonia Narrativa

Blog literario y de escritura creativa

La mentira como arte: “Imago, ergo sum” de Joan Fontcuberta

Tiempo de lectura estimado: 5 minutos

Por fin envié el texto para la próxima sesión de crítica del taller de escritura (Reformas S.A.), que tendrá lugar en dos semanas. Tras tal rompedero de cabeza literario, esta semana he decidido cambiar de tercio y publicar un artículo en lugar de relato. Colgaré el texto mandado a la sesión después de la crítica, puesto que la idea es que sea anónimo: ¡qué nervios! Si queréis leer el que envié para la crítica anterior, es el titulado Leopardo, que ya está publicado en el blog y fue bien recibido en Reformas S.A. 🙂

Dicho esto, ahora sí: entremos en harina. Qué curioso esto de “el arte de la mentira”. Antes de nada, ¿os habéis fijado en la imagen de cabecera? La he elegido con mucha intención. Es obra de George Steinmetz, fotógrafo de National Geographic, y se ha viralizado recientemente, aunque fue tomada en 2004.

Merece la pena echarle un vistazo más de cerca, ampliando la imagen, para poder así descubrir el engaño que a primera vista nos lleva a identificar camellos cuando, en realidad, lo que estamos viendo son sus sombras. Haciendo clic en la imagen a continuación, podéis verla ampliada:

Fotografía de camellos en el desierto de George Steinmetz para National Geographic

®George Steinmetz para National Geographic

Una foto curiosa, ¿verdad? Resultado: ¡qué fácil es engañarnos! Sobre todo si nuestra mirada anda algo despistada. Y es que la existencia de bulos circulando por ahí no es nada nuevo, pero su propagación a ritmo desenfrenado mucho tiene que ver con el auge de las redes sociales y los sistemas de mensajería instantánea como Whatsapp.

Esta avalancha de información desafía nuestra credibilidad como espectadores, pero no solo en la dimensión digital, sino también en otros ámbitos diferentes. Para algunos, como Joan Fontcuberta, tal panorama motiva una provocadora creación artística de la que vamos a hablar hoy.

Imago, ergo sum de Joan Fontcuberta

Si leéis esto desde Salamanca, seguramente hayáis oído hablar de la exposición Imago, ergo sum de Joan Fontcuberta que hay actualmente en el DA2. Si no la habéis visto ya, os invito a que os acerquéis, puesto que estará hasta el 12 de febrero y ya hemos entrado en la cuenta atrás.

Yo me aventuré y participé en la visita guiada. Me tiré a la piscina, puesto que apenas conocía nada de Joan Fontcuberta, más allá de las efusivas recomendaciones que me animaban a ver la exposición. Dentro de la muestra, se planteaban varias áreas temáticas que tenían la fotografía de Joan Fontcuberta como eje central.

En la exposición encontramos siete temas distintos:

1. Herbarium

Foto de Herbarium de Joan FontcubertaHerbarium es una muestra de fotos de plantas como homenaje al fotógrafo alemán Karl Blossfeldt. En los años 20, Blossfeldt hizo una clasificación científica de plantas por medio de fotografías que servían como material de aprendizaje botánico.

 

 

2. Pin Zhuang

En 2001 un avión norteamericano se estrella con un caza y se ve obligado a realizar un aterrizaje de emergencia en territorio de la República Popular China. La potencia asiática se niega a devolverlo a EEUU, aunque finalmente accede tras desmontarlo y analizarlo. Fontcuberta toma como punto de partida esta situación y presenta una serie de pedazos y fotografías de piezas desmontadas del avión.

Portada de El País sobre el avión espía americano

Portada de El País con la noticia en 2001

3. Securitas

En esta muestra, Fontcuberta trata de enlazar el sentido de seguridad ligado a las llaves con un símbolo de defensa natural como son las montañas. De esta manera, relaciona la disposición de los dientes de las llaves con perfiles de montañas conocidas.

Perfil del K2; securitas de Joan Fontcuberta

Perfil del K2; securitas de Joan Fontcuberta

Perfil del Aneto; securitas de Joan Fontcuberta

Perfil del Aneto; securitas de Joan Fontcuberta

4. Deconstructing Osama

Osama Bin Laden y su fiel lugarteniente; Joan Fontcuberta

Osama Bin Laden y su fiel lugarteniente

En torno a la figura de Osama Bin Laden han nacido historias de todo tipo como la teoría que indica que la camarilla de Bin Laden, entre los que se encuentra su cercano consejero Manbaa Mokfhi, no eran más que actores que cumplían un papel designado por la CIA. Tras una profunda labor de periodismo de investigación, Fontcuberta muestra sus resultados en forma de reportaje fotográfico.

5. Sirenas: Fontana y los hydropithecos

Estas fotos llaman la atención especialmente porque han sido tomadas en Salamanca, en las orillas del Tormes y en el cerro de San Vicente. Fontcuberta trata de arrojar luz sobre los controvertidos descubrimientos del jesuita Jean Fontana en 1951, silenciados en España. Este religioso paleontólogo encontró restos de una especie única: los hydropithecos, un homínido acuático datado en el Mioceno.

Yacimiento del cerro de San Vicente, Salamanca

6. Trepat: un caso de estudio de las vanguardias fotográficas

Fontcuberta dedica esta muestra fotográfica al análisis de las fotografías que formaron parte de los catálogos comerciales del complejo industrial catalán Trepat a comienzos del s. XX. Fontcuberta elige aquellas que exhiben su vínculo con las vanguardias fotográficas de la época en un acto de descubrimiento de un tesoro que había sido pasado por alto en la historia de la fotografía.

Herramientas Trepat; Joan Fontcuberta

Herramientas Trepat

7. Milagros & Co.

En busca de elaborar un reportaje de investigación rompedor, Fontcuberta propone a Informe Semanal, programa con el que suele colaborar, su ingreso en un exclusivo monasterio ubicado en Karelia, una región fronteriza disputada por Finlandia y Rusia. En tan recóndito lugar, existe una escuela donde enseñan a hacer milagros por medio de unos cursos de iniciación. Informe Semanal accede a la petición de Fontcuberta y, tras su experiencia en Karelia, plasmó el resultado de tal investigación en un completo reportaje fotográfico y audiovisual.

Milagro de la electrogenesis de Joan Fontcuberta

Milagro de la electrogenesis

Tras este recorrido por la obra de Fontcuberta, llegamos a identificar un nexo de unión entre todas las muestras expuestas: que son mentira. ¡Ahí está la madre del cordero! La guía es cómplice de las intenciones de Fontcuberta y adereza las fotografías e hilos argumentales de datos e historias reales, pero manipulados de tal manera que todas las fotografías son montajes.

Esta mezcla entre datos reales y ficción sirve para encubrir la mentira y, el hecho de que el espectador se encuentre en el entorno de un museo, le predispone a creer lo que le cuentan; reviste de una pátina de veracidad todo lo que está allí expuesto.

Joan Fontcuberta busca así despertar nuestra mirada crítica e invita a desconfiar de la fotografía como evidencia de lo real. En Imago, ergo sum encontramos una recopilación de obras concebidas entre 1984 y 2014, por lo que Fontcuberta ya comenzó a idear su línea de trabajo mucho antes de la generalización de Internet. Sin embargo, hoy en día cabe apelar más que nunca a l espíritu crítico a la hora de aproximarnos a cualquier tipo de información.

En definitiva, Imago, ergo sum es una exposición muy curiosa, que deja poso y nos hace reflexionar. Si os ha parecido interesante, podéis profundizar en el trabajo de Joan Fontcuberta con el documental de La Mitad Invisible de TVE sobre su trayectoria artística (dura unos 30 minutos).

¡Espero que os haya gustado! Un saludo a todos los lectores y muchísimas gracias por visitar Macedonia Narrativa: ¡sois los mejores!

 

*Fuente fotos exposición: Domus Artium DA2

Artículos relacionados:

¿Quieres compartirlo?Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

2 Comentarios

  1. Un fotógrafo ninja.

    06/02/2017 at 08:43

    Todo muy interesante y gracias por señalar esta muestra, casi me la pierdo!
    Hablar de la fotografía de verdad, la fotografía que es como arte y no recuento de likes y corazoncillos de Instagram se agradece muchísimo!!

    • Beatriz González

      06/02/2017 at 09:03

      ¡Hola! Me alegro de que te haya gustado el artículo, la verdad es que la exposición no tiene desperdicio, sobre todo si la haces con guía. Al menos ya irás prevenido, porque es muy fácil caer en el engaño jaja (te lo digo por experiencia :-P). Por otro lado, las fotografías y los montajes de Fontcuberta son geniales. Estoy de acuerdo contigo en que la fotografía es mucho más que un recuento de likes: tiene que dejarte poso y, desde luego, Fontcuberta lo consigue. ¡Muy, muy recomendable! Un saludo y ¡muchas gracias por el comentario!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *