Tiempo de lectura estimado: 3 minutos

Para las personas que aspiramos a hacer algo de magia con las palabras, cuando nos encontramos con genios como Alexis Díaz-Pimienta nos quedamos alucinados pues es capaz de hacerla toda.

En un mundo donde el texto está cada vez más denostado frente a las imágenes, Díaz-Pimienta nos recuerda la capacidad sonora y simbólica que tienen las palabras elegidas en el momento y el lugar oportuno. Después de improvisar su primera décima, Alexis admitió que había aprendido a improvisar poesía desde pequeño. “Se nota, ¿verdad?,” preguntó a un público entregado desde el primer minuto.

¿Qué es el repentismo?

Era una tarde lluviosa en la feria del Libro Antiguo en Salamanca. Y este simple hecho fue suficiente para que Díaz-Pimienta comenzara a improvisar rimas alrededor de la lluvia. El repentismo o improvisación poética es una forma de hacer poesía, fundamentalmente oral, muy típica de algunas zonas de España, pero sobre todo de algunos países latinoamericanos entre los que se encuentra la Cuba natal de Díaz-Pimienta.

Un repentista improvisa todo menos la estructura, que suele seguir la métrica de las quintillas o las décimas. Son comunes los duelos entre improvisadores, donde el poeta retado debe continuar la estructura del que ha empezado el reto. Se trata de una poesía con carácter burlesco o satírico.

Alexis Díaz-Pimienta hiló una completa sesión de repentismo en Salamanca con diversas partes:

  • Tirando del hilo: el repentismo es también un ejercicio de matemáticas. Cuando Díaz-Pimienta improvisa tan fluidamente se forma un espejismo según el que parece sumamente fácil. Nada más alejado de la realidad: en el momento en que pidió un octosílabo al público, todos echamos mano de nuestros dedos para contar antes de lanzar al aire la propuesta de primer verso. Y de ese primer verso, Alexis empezó a tirar y tirar hasta cuadrar una décima irrepetible…
  • La ensalada de palabras: el espectáculo de Díaz-Pimienta respondía al título de “Ensalada de palabras con Pimienta”, por lo que el poeta no podía defraudar y marcharse sin hacer unas buenas ensaladas de palabras. Alexis preguntó al público sus propuestas de palabras, reuniendo una veintena de ellas entre las que se encontraban luna, lluvia o mariposa, pero también estaba berberecho y lavadora. Con apenas un suspiro para pensar, a Díaz-Pimienta le valió con dar un trago de agua para comenzar la improvisación con rimas compuestas a partes iguales de risa y magia.

Alexis Díaz-Pimienta, genio de la improvisación poética

En general, el repentismo está emparentado con la música y la improvisación poética suele cantarse. De esta tradición musical surgió el grupo de repentismo-fusión de Alexis y sus poemaciones: “el maese Pimienta & su Guajira Band”.

Un ejemplo de repentismo cantado está en este vídeo:

La música añade aún más magia si cabe al espectáculo. Sin embargo, el propio género hace que el público se concentre intentando dilucidar el contenido de los poemas además de dejarse llevar por las rimas. En este otro vídeo, Alexis Díaz-Pimienta improvisa sin música:

Ávida de conocer más de cerca a Díaz-Pimienta, busqué en la biblioteca de Las Conchas obra suya encontrando “Fiesta de disfraces”, un poemario con el que ganó en 2008 el I premio internacional de poesía Los Odres de la Fundación López Rejas.

En “Fiesta de disfraces” Díaz-Pimienta realiza un viaje a través de los múltiples rostros que utilizamos para protegernos de los otros. Resulta que Alexis también reflexiona sobre el tiempo. Al calor de mi último artículo sobre el tiempo, comparto con vosotros estos versos con Pimienta:

Parece que fue ayer

Parece que fue ayer.

A todos, todo, nos parece que fue ayer.

Pero si a todos, todo,

Nos parece que fue ayer,

Entonces habrá sido ayer, y punto.

 

Ayer es la categoría más exacta del tiempo.

 

Hoy es un sitio abstracto,

Ubicuo y múltiple.

 

Mañana es conjetura,

Ubicua y múltiple.

 

Ayer es único.

 

El sitio exacto en el que todo

Parece haber sido.

Alexis Díaz-Pimienta

Y ya para terminar, me quedé con un verso de Díaz-Pimienta que me encantó: “el río engorda los kilos que pierde el cielo”. La carga gráfica y simbólica es genial… ¿No os parece?

Me permití hacer un pequeño experimento: busqué en Google tal verso para ver los resultados que arrojaba el buscador. Aquí os los dejo para que juzguéis vosotros mismos 😉 :

Captura de Google con resultados de la búsqueda de un verso

Y vosotros: ¿conocíais el repentismo?

 

Artículos relacionados:

¿Quieres compartirlo?Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin