Tiempo de lectura estimado: 4 minutos

“La vida es un regalo” de María de Villota cayó en mis manos gracias a una petición de mi madre, que es una ávida lectora de biografías. De vez en cuando me pide alguna que esté disponible en la biblioteca de Las Conchas en Salamanca. Tras leer “Patria” de Fernando Aramburu, fue tentador tener este libro, ya que es más ligero que la novela que tanto está triunfando este año. Así que el momento y el lugar hicieron que decidiese leer “la vida es un regalo” para descubrir en él la inspiradora biografía de María de Villota.

Detalles del libro

Portada de "la vida es un regalo" de María de Villota

 

Título: La vida es un regalo

Autor: María de Villota

Nº de páginas: 192 págs.

Editorial: Plataforma

ISBN: 9788415880394

 

 

Sinopsis de “La vida es un regalo” y opinión personal

La piloto de Fórmula 1 María de Villota decidió escribir “La vida es un regalo” tras sufrir un terrible accidente que le dejó graves secuelas. En una prueba de aceleración, un conjunto de fallos llevó a que el coche se descontrolase y chocara con una rampa de camión fatalmente colocada. Fue intervenida de urgencia en una operación que duró más de 17 horas. Consiguió sobrevivir y a partir de ese momento, dio comienzo la segunda vida de María.

María de Villota afronta este segundo renacer con la ilusión de seguir adelante y repasa junto al lector la primera etapa de su vida, profundamente marcada por el sólido empeño por hacer realidad su sueño: ser piloto de Fórmula 1. A pesar de la oposición de su padre, el expiloto de Fórmula 1 Emilio de Villota, María apuesta por su introducirse en el mundo del motor con nombre propio y únicamente avalada por su trabajo y entrenamiento.

Llama mucho la atención que, además de las barreras levantadas por los estereotipos, María se encuentra con muchos otros obstáculos físicos puesto que los monoplazas no están preparados para que sean manejados por mujeres. Por ejemplo, cuenta que el grosor del volante le produjo lesiones en los dedos pulgares o que tuvieron que confeccionar una silla completamente adaptada a su complexión distinta a la de los hombres.

Como piloto de pruebas y en camino de hacerse el hueco definitivo en el equipo, llega el accidente y, con él, la lenta y ardua recuperación. La rampa impactó en el cráneo de María destrozando el hueso y ocasionando la pérdida de un ojo. Los médicos tuvieron que recomponer tan delicada zona y minimizar el daño neurológico. El mundo de María había dado un giro de 360 grados y, con él, sus hábitos. El deporte había sido una de las principales ocupaciones de la piloto, ya que las exigencias físicas para participar en competiciones eran muy altas. En la recuperación, su movilidad queda comprometida y uno de sus objetivos que se plantea desde el primer momento es recuperarla casi en su totalidad.

La rehabilitación de María empieza en Reino Unido, donde sufrió el golpe, pero continúa en Madrid y Santander. Durante todo este tiempo, la piloto se aferra a la vida con positivismo y alegría. Tiene una segunda oportunidad y decide afrontarla con ánimo y sin lamentos. En este proceso, su familia desempeña un papel crucial, al igual que Rodrigo García, novio y después marido de María. Con “La vida es un regalo”, María de Villota pretende contagiar su actitud frente a los contratiempos a todo lector que se atreva a sumergirse entre sus páginas.

Conclusión

¿Lo peor del libro?

Me ha gustado mucho, la verdad. Quizá diría que lo peor ha sido que la narración es escueta y a veces te quedas con ganas de más, pero es algo totalmente perdonable porque el libro en su conjunto merece mucho la pena.

¿Lo mejor del libro?

La sinceridad y la fuerza de María. Su relato es inspirador porque consigue transmitir toda la lucha que ha vivido esta mujer, desde que decidió integrarse en un mundo profundamente masculino hasta pasar por el terrible accidente y lograr sobreponerse a las secuelas que le dejó. La biografía de María de Villota, a pesar de su mala fortuna, contagia optimismo y el tesón de siempre mirar hacia delante.

¿Lo recomendaría?

Sí, sin duda lo recomendaría. Es una lectura muy amena y, a la vez, profunda. Es un relato de superación ya que María no solo narra su recuperación tras el accidente sino que esboza las líneas maestras de toda una vida luchando por conseguir sus sueños.

Es terrible que el final de la historia sea triste, ya que María de Villota terminó sucumbiendo a las secuelas del accidente. El 11 de octubre de 2013, un año y medio después del golpe, la piloto murió por causas naturales en un hotel de Sevilla, donde se encontraba para presentar precisamente este libro.

 

Os dejo un extracto de “la vida es un regalo”:

No he escrito de puño y corazón este libro para reivindicar mi vida, sino la vuestra. Si yo no estuviera aquí y la muerte me hubiera ganado esta carrera con bandera negra y no de cuadros, no hubiera podido transmitiros con todo el alma este mensaje de alegría.

¡Parad! Parad en seco como si un accidente ocurriera en vuestra vida.

Sí, nuestra vida no es nuestra. Es un trozo de tiempo infinito si lo compartes con quien amas, con quien te necesita. Y el mismo trozo de tiempo mezquino si no aprecias esto y cuanto te rodea.

¡Sonríe, por Dios! O por quien tú quieras, pero sonríe, porque hoy estás aquí y te queda mucho por vivir en este día.

Y decide.

Decide si quieres solo llegar o pasear este increíble camino.”

María de Villota en “La vida es un regalo”

 

Artículos relacionados:

¿Quieres compartirlo?Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn