Macedonia Narrativa

Blog literario y de escritura creativa

Reseña de “Exploradores del abismo” de Enrique Vila-Matas

Tiempo de lectura estimado: 4 minutos

La segunda apuesta del año en el Club de Lectura de las Conchas ha discurrido por unos derroteros muy diferentes del libro anterior, “Padres, hijos y primates”. Esta vez, entramos en el mundo literario de Enrique Vila-Matas con su colección de relatos “Exploradores del abismo”. Sin duda, ha sido una experiencia distinta.

Antes de entrar de lleno en la reseña de “Exploradores del abismo”, quería compartir con vosotros algunos recursos interesantes sobre el autor. Enrique Vila-Matas es una figura ya consolidada dentro de la narrativa en español y por eso tenemos a nuestro alcance documentales y entrevistas sobre su trayectoria. He de decir que no tiene pérdida. Viendo el reportaje sobre Vila-Matas en Imprescindibles, ya entiendo por qué escribe como escribe: es todo un personaje: insólito, pintoresco, raro y muy divertido, me sobran los adjetivos, la verdad.

Acaba de publicar su nueva novela (“Mac y su contratiempo”), por lo que ha estado saliendo a menudo en los medios de comunicación estos días. Aquí os dejo su última entrevista en Página 2.

Y, ahora sí, la reseña:

Detalles del libro

Portada Exploradores del abismo de Enrique Vila-Matas (Anagrama)Título: “Exploradores del abismo”

Autor: Enrique Vila-Matas

Editorial: Anagrama

ISBN: 9788433971555

Nº de páginas: 296 páginas

 

Sinopsis de “Exploradores del abismo” y opinión personal

Entrar en la literatura de Enrique Vila-Matas es un viaje sin retorno: tiene algo que engancha a pesar de su excentricidad o rareza. Intentemos explicarlo. En “Exploradores del abismo”, Vila-Matas se asoma a ese vacío que es el abismo y lo hace a través de 18 relatos en los que cada personaje se ve inmerso en situaciones en que ese abismo está presente. ¿Pero de qué tipo de abismo estamos hablando? Vila-Matas no concreta, sugiere. De esta manera, es el autor el que acompaña a cada personaje en esta exploración de lo desconocido.

En uno de los primeros cuentos, “Niño”, se produce un diálogo entre padre e hijo. Un entusiasta vástago está empeñado en descifrar su tipo de abismo, que es conectar con lo que hay después de la muerte. “Descubriremos la verdad del más allá”, le dice al padre, que contesta: “¡Ojo! Que quienes buscan la verdad acaban mereciendo siempre el castigo de encontrarla”.

Vila-Matas juega con esta verdad a lo largo de toda la novela: ¿es el abismo la vida? ¿Es la muerte? ¿Es lo que hay después? ¿Es salir de lo socialmente aceptable, de lo convencional? Cada lector sacará sus propias conclusiones porque esa es una característica de la literatura de Enrique Vila-Matas. Juega enormemente con los símbolos: cada relato esconde un doble sentido, una moraleja que se nos escapa si nos apegamos a la narrativa literal. Vila-Matas empuja al lector a preguntarse relato tras relato dónde se encuentra el quid de la cuestión y los límites entre realidad y ficción (a Vila-Matas le encanta mezclar datos reales con ficticios y jugar así con el lector, a lo Fontcuberta).

Este concepto abierto de abismo motiva una reflexión para temas recurrentes en toda la obra: la creación literaria, la muerte y el más allá, la supervivencia, la soledad, la familia, lo socialmente aceptado, el devenir de la vida, su propia vida como autor, la literatura como extensión de la realidad… Todo ello se entremezcla en los relatos buscando una atmósfera común, que es la de mirarse cara a cara con el abismo que existe en cada situación.

Formalmente, llama la atención la variedad de estilos que alterna: tan pronto parece un relato autobiográfico del autor (no nos acaba de quedar claro) como viajamos en una nave espacial con rasgos típicos de la narrativa de ciencia ficción o nos encontramos en un pueblo de la estepa siberiana acompañando a un aristócrata ruso de principios del siglo pasado. Esta variedad de estilos está ideada a propósito y trata de imitar el estilo literario de autores como Chéjov. Además, estos cambios hacen fluir la lectura al evitar la monotonía dentro de lo singular, porque se trata de relatos raros con personajes insólitos, incluidos los que son en primera persona.

Conclusión

¿Lo peor del libro?

Si nunca antes has estado en contacto con la literatura de Enrique Vila-Matas, es un autor duro de pelar en los inicios. ¿Por qué? No es una obra realista, sino que es un tipo de literatura que juega mucho con las ideas, los símbolos, los dobles sentidos. Hay que ir más allá del significado literal de lo que estás leyendo, por lo que al principio cuesta entrar en la dinámica y pararse a interpretar cada historia.

¿Lo mejor del libro?

Lo que tiene de complicado lo tiene de bueno también. Es increíble la cantidad de reflexiones interesantes que podemos encontrar en “Exploradores del abismo” en torno a lo que todos nos preocupa en la vida: el camino, el llegar y lo de después. Es un libro profundamente filosófico, de experimento estilístico, y con mucha carga autobiográfica, aunque no sepamos poner los límites entre realidad y ficción.

¿Lo recomendaría?

Sí lo recomendaría, porque al final el balance completo es muy bueno, pero siempre con la advertencia de que es una lectura compleja, sobre todo hasta que nos aclimatamos.

Al empezar el libro me dije: “no sé cómo saldré de esta”, pero, al final va en ascenso, de menos a más, porque como lector sufres una adaptación al tipo de narrativa y terminas “Exploradores del abismo” siendo capaz de leer entre líneas para sacarle el máximo jugo a una lectura que deja mucho poso.

 

Y ahora llega el duro momento de elegir un extracto que compartir… ¡Hay tantos! Bueno, me he decidido por este par del cuento “Amé a Bo” en el que imita la narrativa de ciencia ficción:

“Ya que se acabará [el mundo] igualmente para mí, me gustaría que lo hiciera conmigo y poder ver el espectáculo de su destrucción, una destrucción que imagino de hielo y fuego, bellísima, grandiosa. ¡El fin del mundo! Me resisto a simplemente morirme y que todo siga igual, como si nada. Me resisto a morirme y que sigan los pájaros cantando y que a esos animalillos nada les importe que yo me haya ido. En fin, ya que van a desterrarme de la fiesta de la vida, no puedo por menos que desear el fin completo del mundo.

[… Su mundo ya se ha desintegrado]

Se veía venir. Nuestra cultura era penosa, no tenía ligazón alguna con la trascendencia, ni siquiera con los dioses que decía adorar. Nuestra cultura se basaba en conquistarlo todo, hasta el universo. Pura actividad sin fin. Una carrera enloquecida hacia la nada”.

Enrique Vila-Matas en “Exploradores del abismo”

 

Artículos relacionados:

¿Quieres compartirlo?Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

2 Comentarios

  1. Ricky Morales

    22/02/2017 at 12:21

    Reconozco en Vila Matas a un gran escritor, con el que no puedo. Es tan hetorodoxo, tan autor de culto, mezcla tan homogéneamente la ficción con la realidad, que me desconcierta, me supera. Tengo que reflexionar tras leer esta reseña si le doy otra nueva oportunidad.

    • Beatriz González

      22/02/2017 at 12:33

      ¡Hola Ricky! Al parecer según decían los compañeros que sí habían leído otros libros de Vila-Matas, este de “Exploradores del abismo” es bastante diferente al resto en cuanto a estructura y demás. Pero sigue siendo Vila-Matas, así que te puedes esperar cualquier cosa jajaja, sobre todo cuando se pone a mezclar ficción y realidad. Yo ya me lo tomo a risa, pero por ejemplo en el club había gente a la que le sentaba mal el tema. Más adelante tengo pensado probar otro título de este autor para ver qué tal y si me termina de convencer o no. ¡Gracias por comentar! 😀

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *