Macedonia Narrativa

Blog literario y de escritura creativa

Reseña de “Esa dama” de Kate O’Brien

Tiempo de lectura estimado: 7 minutos

Decidí leer “Esa Dama” de Kate O’Brien tras visitar el Palacio ducal de Pastrana durante mi Viaje a la Alcarria 2017. El Palacio ha sido profundamente remodelado y ahora cuenta con un aspecto que mezcla tradición y vanguardia. Sin embargo, dejando de un lado los aspectos arquitectónicos, acudimos al Palacio en busca de detalles sobre la historia de Ana de Mendoza y de la Cerda, Princesa de Éboli. Su reconocida imagen es todo un símbolo de Pastrana y, por supuesto, gran parte de la visita guiada estuvo dedicada a este interesante personaje de la historia de la España del s. XVI.

Sin embargo, la explicación me pareció ciertamente superficial y carente de contexto histórico. Nos enteramos de que allí estuvo encerrada y nos asomamos al balcón que frecuentaba la Princesa de Éboli en su cautiverio. La situamos en la época de Felipe II en el s. XVI y nos contaron que era una mujer bella, al parecer. ¿Por qué la encerró el rey? Por ciertas intrigas con Antonio Pérez. Así se resume en breve la visita, además de mencionar algunos detalles respecto a la arquitectura del edificio.

Sinceramente, me quedé con ganas de conocer mucho más acerca de la historia de tan importante mujer. Por ello, tras volver de la Alcarria, escribí a la Biblioteca de Guadalajara preguntando por recomendaciones en cuanto a novelas que pudiesen servirme para ampliar la información al respecto. Muchos eran los interrogantes que me incordiaban: ¿por qué terminó un personaje tan importante en prisión? ¿Qué pasó para que el Palacio ducal se encontrase en ruinas cuando Camilo José Cela hizo su primer Viaje a la Alcarria? ¿Qué papel desempeñó la Princesa de Éboli, una mujer, en la política de la época?

No quería leerme un libro de texto histórico sobre tal personaje, pero una novela me podía servir para situar el Palacio y a la Princesa de Éboli en un escenario histórico más elaborado. Entre los títulos recomendados por Noelia Esteban, técnica de la Biblioteca de Guadalajara, que muy amablemente respondió a mi consulta, escogí “Esa Dama” de Kate O’Brien tras valorar lo más de diez títulos relacionados con la ilustre familia Mendoza que tantos monumentos protagoniza en Guadalajara.

Detalles del libro

Portada de "Esa dama" de Kate O'BrienTítulo: Esa Dama

Autor: Kate O’Brien

Nº de páginas: 348 págs.

Editorial: Edhasa

ISBN: 9788435005258

 

 

Sinopsis de “Esa Dama” y opinión personal

Esta novela de Kate O’Brien tiene ya algunos años, ya que fue publicada en 1946 y fue llevada al cine en 1955. O’Brien inicia su relato con una advertencia y es que, aunque “Esa dama” está basada en hechos reales, la ficción prima sobre el poso documental de la historia. De esta manera, Kate O’Brien tiene la libertad de retratar a cada personaje histórico de forma muy humana, que trasciende el papel político que desempeña cada uno en la historia de España.

En “Esa dama” nos encontramos con un personaje central, que es Ana de Mendoza y de la Cerda, Princesa de Éboli. Tras un desesperado intento de entrar en la vida conventual, proceso en el que chocará con Santa Teresa de Jesús, la Princesa de Éboli se está replanteando su vida tras la muerte de su marido, Ruy Gómez de Silva. En este momento comienza la novela de Kate O’Brien.

El rey Felipe II pronto aparece en la trama como amigo de Ana y dirige sus pasos hacia Madrid, para contar con su compañía más cercana en la capital que en en Pastrana. La Princesa de Éboli, sumida en una crisis existencial tras enviudar, accede y se traslada a Madrid con sus hijos, aunque nunca abandonará totalmente Pastrana.

El resto de personajes de la novela cuentan con importantes cargos políticos y Ana terminará enredada en una madeja de intrigas. Antonio Pérez es otro de los principales protagonistas de la historia. Pérez ocupa el puesto de Secretario de Estado de Felipe II y es el encargado de asesorar al rey respecto a la política exterior de su reinado.

En el plano personal, el traslado de residencia de Pastrana a Madrid lleva a Ana y a Antonio Pérez a enamorarse y mantener una relación de amantes en el Palacio de la Princesa de Éboli. Secreto a voces en la sociedad de la época, Ana no considera necesario esconder su situación, puesto que ella es una Grande de España y su marido, Ruy Gómez, fue un notable consejero del rey Felipe II. En esta primera época, Ana es feliz experimentando un romance que no vivió con su marido debido a la enorme diferencia de edad que los separaba.

Uno de los conflictos más graves a los que se enfrentaba España era la sucesión de rebeliones en los Países Bajos, gobernados a duras penas por España. Y aquí entra en escena Juan de Escobedo, secretario personal de don Juan de Austria, quien se ocupaba de aplacar las revueltas de los Países Bajos sin mucho éxito. Según la novela, Escobedo se convierte en un personaje molesto tanto para el rey como para Antonio Pérez, ya que no atiende a razones en Madrid y está volcado en apoyar las políticas de Juan de Austria.

Tras sufrir varios intentos de envenenamientos, Escobedo muere asesinado y este incidente desata la trama de conjuras que salpica a Pérez como ejecutor, a Felipe II como ideólogo y a Ana de Mendoza como beneficiaria de la situación, ya que Escobedo había descubierto los amoríos de ambos… Este es el punto de inflexión de la novela, ya que a partir de este momento, la historia de los amantes llega a oídos del rey, quién instado por los nobles y por la trama de sangre en la que se ve implicado, inicia la persecución de Ana de Mendoza y Antonio Pérez mandándolos a prisión.

Kate O’Brien trata todos estos conflictos desde una perspectiva intimista, por lo que el lector conoce de primera mano las dudas de Ana y las intenciones de Antonio Pérez. La novela es romántica en cierto modo, ya que la autora dibuja el romance entre la Princesa y Pérez como real y sólido, que sobrevive a la distancia y al cautiverio de ambos (aunque fue más duro el de Ana). O’Brien dibuja a una Princesa de Éboli fuerte, una mujer inusual para la época, inteligente, que no se deja moldear por el qué dirán y que toma decisiones atrevidas. Pero también muestra su lado más humano: su preocupación por obrar bien y las decisiones que toma, que entran en conflicto con su relación con Pérez y la memoria de su difunto marido.

Conclusión

¿Lo peor del libro?

Es una novela compleja, intimista, que se recrea en las disquisiciones internas de la Princesa de Éboli. No hay personaje que conozcamos mejor que a Ana de Mendoza, puesto que el resto de protagonistas los vemos a través de sus ojos. La profusión de detalles hace que el libro sea denso a ratos, ya que las descripciones se perpetúan restando agilidad a la trama. Varias veces tuve la tentación de avanzar hacia delante saltando párrafos: Kate O’Brien presenta una situación y después elabora largas explicaciones en torno al hecho que pretenden profundizar en los sentimientos de los personajes, pero que cargan peso sobre la acción de la trama principal.

No soy historiadora pero hay partes que me resultan difícil de creer para la época. Kate O’Brien presenta a Ana como una mujer coraje con pensamientos muy avanzados, que chocan con el tradicionalismo de una Grande de España como era la Princesa de Éboli. A lo mejor fue así en realidad, pero me ha parecido sorprendente en algún modo. Si me lee algún historiador@ o conocedor en profundidad de la historia de la Princesa de Éboli, es muy bienvenid@ para compartir su punto de vista en los comentarios debajo 😉

¿Lo mejor del libro?

Tenía muchas ganas de conocer la historia que hay detrás de la Princesa de Éboli y este libro ha resuelto mucho de los interrogantes que me surgieron en Pastrana. Me ha gustado el hecho de que es una novela histórica, por lo que va más allá del simple relato de los hechos. La historia de Ana de Mendoza, Antonio Pérez y Felipe II no está libre de incógnitas, pero Kate O’Brien ha unido los flecos sueltos y ha dado respuesta a las dudas históricas en torno a estos personajes por medio de la ficción literaria.

Aunque en el apartado anterior comento que algunos rasgos de Ana no son muy creíbles considerando la época que vivió, es algo que me ha gustado leer en pleno s. XXI. Mujeres floreros ya tenemos muchas en la historia y muchas de ellas ya han sido protagonistas de cientos de novelas, así que se agradece encontrarse con una Grande de España que se atreve a serlo a pesar de lo que comenten los mentideros de la época.

¿Lo recomendaría?

En general, me ha dejado buen sabor de boca así que como novela histórica con un toque romántico, sí. Sobre todo la recomiendo a quienes hayan visitado Pastrana o Guadalajara y quieran saber más sobre la famosa Princesa de Éboli. Se trata de dar un paso más allá de lo pintoresco del parche y del símbolo. Eso sí, contad con la advertencia de que puede llegar a cansar en los pasajes más densos y descriptivos.

Y, dicho esto, os dejo un par de extractos del libro:

“- Es curioso – le dijo a Antonio-, parece que no hay ninguna mujer importante en el mundo.

Él emitió un silbido.

– Margarita de Navarra, Isabel de Inglaterra, la madre Teresa, la princesa de Éboli…

– Pero en Madrid no hay ninguna.

– La princesa de Éboli.

– ¡Qué Dios proteja a las mujeres!

“Margarita de Valois es poetisa y un personaje notable –pensó-, Isabel gobierna Inglaterra, la madre Teresa trata de reformar la Iglesia, pero yo no tengo nada que hacer. Nunca he tenido nada que hacer más que comportarme decorosamente y disfrutar de la vida. Qué absurdo”, pensó como otras muchas veces a lo largo de su vida adulta. “

[…]

Cuando dio a luz los hijos de Ruy – diez en trece años – sintió que al menos según las normas del mundo, si bien no según las suyas, resultaba de utilidad; y su indiferencia hacia la función material y sus procesos incrementó su convicción.

[…]

Y había sido uno de esos arranques de búsqueda de una posición personal lo que la había llevado a aceptar repentina y sorprendentemente a Antonio Pérez como amante. Por fin, como le dijo aquella noche, había tomado una decisión propia, que había quedado justificada, al menos en un sentido, en su aceptación sensual de la alegría. “

Kate O’Brien en “Esa Dama”

 

“La soledad y el aislamiento eran enormes. Lo único que la reconfortaba era mirar hacia el este, en dirección a Pastrana, y casi respirar el mismo aire.”

Kate O’Brien en “Esa Dama”

 

 

Artículos relacionados:

¿Quieres compartirlo?Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

2 Comentarios

  1. Siglo xvi una mujer con un parche en el ojo y un estatus haciendo vida en palacio ya es sinónimo de intrigas palaciegas, podría ser un personaje de juego de tronos.

    • Beatriz González

      17/08/2017 at 12:02

      Hola Ricky, qué bueno tenerte por aquí!! 🙂 Tienes razón, encajaría a la perfección en Juego de Tronos jajaja Pero cuando se desató es al quedarse viuda, primero la preparó con Santa Teresa revolucionando los conventos de Pastrana porque le dio por hacerse monja. Después ya se cansó de eso y, al pedírselo el rey, se mudó a Madrid, que es cuando ya empieza a enredarse en intrigas con este y el otro.

      Al final, todo su círculo de amistades eran altos cargos del reinado, que si secretarios de estado, que si cardenales… y esta mujer en medio de todo, ya sin marido, siendo una Grande de España, pues tomaba las decisiones que le parecía, aunque trastocase con ello la política de la época. Si es que se podrían hacer decenas de novelas. Esta en particular comienza después de quedarse viuda y de su expulsión del convento, pero por ejemplo “El castillo de diamante” de Juan Manuel Prada se centra en el conflicto entre la Princesa de Éboli y Santa Teresa de Jesús. Lo empecé a leer pero abandoné a medias, tiene un estilo muy espeso con una prosa demasiado barroca que no me va mucho.

      Lo del parche en esta novela dicen que es por un accidente de esgrima cuando era niña, pero en realidad no se puede saber qué le pasó, incluso algunos dudan de que tuviese el ojo mal y que lo hacía para llamar la atención… ¡Qué mujer! 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*