Los microrrelatos son un género de moda por su brevedad y fuerza. Como ayuda y ejercicio, hemos escrito microhistorias a partir de inicios prefijados en la sesión. El que me tocó por azar es el siguiente: "toda la casa olía a azufre. El diablo estaba sentado en mi sillón, frente al televisor…"

Sigue leyendo
¿Quieres compartirlo?Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin